Conce Macías nos cuenta en Almanatura cómo "cuando estás metida en la oficina pierdes la visión y la realidad de las cosas que pasan a diario. La televisión e Internet es sólo una ventana pero a través de ella no podemos conocer y contagiarnos de la solidaridad del verdadero motor de cambio de esta sociedad: las personas"

Han pasado las Navidades y ha sido el momento ideal para estar con la familia, reunirse con los mejores amigos y hacer memoria de los grandes aprendizajes que nos ha ofrecido el último año. Este pasado 2013, al igual que estos últimos 5 años, tenemos a muchas personas en la mente y en el corazón. Personas desconocidas a las cuales no ponemos ni cara ni voz, pero que sabemos por desgracia que son personas cuyas circunstancias han sido creadas por una sociedad que nos ha jugado una mala pasada. Han sido unas Navidades de frío, con las mismas luces y las canciones de Navidad, con los usuales brindis con champán que seguro que han dejado atrás los deseos de salud, amor y paz para dar paso a un profundo sentir para el 2014: que traiga más oportunidades a todas aquellas personas que estas Navidades no han podido ofrecer y disfrutar de tantos momentos buenos como nosotros.
 
Por suerte, existen personas que transforman esos pensamientos en acciones ayudando a familias no sólo en Navidad sino todos los días del año. Pepe Guardado colabora en el Banco de Alimentos de Sevilla desde hace tres años organizando junto con Miguel, a los más de 65000 voluntarios que este año han colaborado en la recogida, clasificación y embalaje de los alimentos que durante los días 29 y 30 de Noviembre, han sido recogidos por 3600 voluntarios en 367 supermercados, llegando a una cifra que supera a la de años anteriores entorno a 668000 Kilos de comida.
 
La experiencia del voluntario social
 
Llegué con prisas y malhumorada por el trafico en Sevilla. Cuando baje del coche escuche mucho alboroto, risas y voces que daban ánimos a no sabía quién. Al rodear el edificio, vi un grandísimo camión que bloqueaba la entrada del Banco de Alimentos. Cuando por fin accedí al fondo de la nave, pude comprobar de donde venían esas voces. Al menos 50 jóvenes se afanaban entre cajas, macarrones, cinta transportadora y cinta de embalar, todos ellos uniformados con una camiseta blanca con letras azules que ponía Banco de Alimentos de Sevilla. Nada más verlos se me olvidaron las quejas. Esos jóvenes procedían del Colegio Santa María del Valle que colaboran a través de la Asignatura de Proyectos Integrados con proyectos sociales de Sevilla, con el objetivo de potenciar la conciencia solidaria de los jóvenes y el trabajo en equipo. Conocí a dos de los jóvenes con los que tuve la suerte de compartí esta experiencia. Alejandro Martínez y Francisco Javier Sancho me contaban que colaborar en esta acción cansaba físicamente bastante, ya que es un trabajo donde tienes que hacer esfuerzo físico pero que al final del día, merecía la pena porque sabías que estaban ayudando a jóvenes que como ellos no podían comer o celebrar las fiestas. Ellos también colaboraron en la campaña de recogida y compartieron conmigo el aumento de la solidaridad de estos años donde las personas regalaban más de 6 productos por familia de alimentos tan necesarios como el aceite, arroz, pasta y productos para bebés.
 
“Los jóvenes somos solidarios pero es necesario ponernos en camino porque por nosotros mismos no somos conscientes de la ayuda que podemos dar”
 
 
Otras voluntarias incansables son Loli y Amparo, que colaboran durante todo el año en esta labor tan necesaria. Mientras me hablaban no podía pasar por alto el cariño que se mostraban entre ellas y a cada persona que pasaba por su lado, además de sus ojos chispeantes cuando me decían lo cansadas que estaban y el dolor de sus riñones, terminando con esta frase:
 
“Todos los días salimos ganando, porque aquí recibimos más de lo que damos”
 
 
Allí todo el trabajo es voluntario, desde el desplazamiento de la mercancía por empresas como Seur, Stef, Integra2, DHL, Transporte Castillos, patrocinadores que dan fondos para las gestiones básicas como La Caixa y la Fundación Cruzcampo, hasta la dinamización, ya que durante la campaña reciben visitas de grupos como la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla para acompañar con su música a los miles de personas voluntarias que pasan por allí.
 
El proceso
 
 
Después de experimentar el trabajo de los voluntario, Pepe me concedió parte de su tiempo para contarme cada una de las partes del proceso, desde la recogida hasta la entrega en las familias. Lo resumo en estos pasos:
-El Fondo recibe alimentos perecederos y no perecederos. Todos y cada uno de ellos se reciben de FEGA (Fondo Español de Garantía Agraria), supermercados, entidades y personas solidarias.
-Cada uno de estos alimentos son transportados al Banco de Alimentos y descargados por Raúl y Julio que son dos chavales encantadores que están trabajando en la bajada de las pesadas cajas. Los alimentos perecederos son clasificados y se ofrecen directamente y a diario a los comedores sociales.
-Los alimentos no perecederos son clasificados y ordenados en cajas que son embaladas y transportadas a los comedores sociales, asociaciones, parroquias y entidades como Cáritas y Cruz Roja. (400 centros aproximadamente).
-Allí se elaboran paquetes por familias necesitadas que están acreditadas y tienen una ficha personalizada que se comprueba para hacerles el registro y la entrega.
 
Quiero ser voluntario/a
 
 
Todos podemos ser voluntarios en alguna causa social. Pepe ha decidido pasar su tiempo después de la jubilación. Le pregunté cual era su motivación y el me contesto:
 
“Me lo he preguntado muchas veces pero no te sabría decir cuál, solo sé que quería dedicar mi tiempo en ayudar a los demás y el Banco de Alimentos me ha ofrecido esa oportunidad”
 
Todos ellos tienen un deseo para este nuevo año 2014:
 
“Que desaparezcan los Bancos de Alimentos porque eso quiere decir que esta crisis ha pasado y no existen personas que necesiten nuestra ayuda”
 
La colaboración no sólo es necesaria en Navidades, durante el año la plantilla se reduce en Sevilla y siguen existiendo las mismas familias necesitadas. Si quieres ayudar en alguna campaña puntual como la de Navidad o en acciones durante todo el año pueden entrar en www.bancodealimentosdesevilla.org y en la sección Hazte Voluntario, para recibir la información sobre las acciones en las cuales puedes colaborar. Si sólo puedes colaborar en Navidades, recuerda que en el mes de Septiembre se empieza a organizar por Pepe a los voluntarios, así que no dudes en ponerte en contacto con él para ayudarlos en esta misión tan necesaria como dar alimentos a las miles de familias necesitadas de Sevilla o de otras provincias. Si no eres de Sevilla puedes entrar en www.bancosdealimentos.es para encontrar tu Banco de Alimentos más cercano.
 
Cuando estas metida en la oficina pierdes la visión y la realidad de las cosas que pasan a diario. La televisión e Internet es sólo una ventana pero a través de ella no podemos conocer y contagiarnos de la solidaridad del verdadero motor de cambio de esta sociedad: las personas.
 
Gracias a Pepe, Amparo, Loli, Alejandro y Francisco por poner cara a todas esas personas que a diario dejan de hacer sus tareas diarias para ayudar de una u otra manera. Todos podemos estar en condiciones desfavorecidas alguna vez en nuestra vida y eso me hace levantar la mano y activarme en la lucha por minimizar las necesidades de esta sociedad
 
¿Te animas a levantar tu mano?
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>