En un mensaje al director de la FAO por el Día Mundial de la Alimentación, celenbrado recientemente, el Papa Bnedicto XVI pide que:
Hoy mejor que mañana,  toda persona tenga acceso a los recursos alimentarios necesarios, y que el sector agrícola disponga de un nivel de inversiones y recursos capaz de dar estabilidad a la producción y, por tanto, al mercado” es el deseo que el Papa ha expresado en su mensaje  dirigido al director general de la FAO, Jacques Diouf, con motivo del reciente Día Mundial de la Alimentación.

El Papa recuerda que la Jornada pretende “recordar la fundación de la FAO y su compromiso en favor del desarrollo agrícola para combatir el hambre y la malnutrición, es también una ocasión para subrayar la situación de tantos hermanos y hermanas nuestros que carecen del pan cotidiano” y recuerda “las imágenes dolorosas de las numerosas víctimas del hambre en el Cuerno de África”.

Alimento cada vez más caro

Para Benedicto XVI, el tema de la Jornada, Precios de los alimentos: de la crisis a la estabilidad, “invita a reflexionar sobre la importancia de los distintos factores que pueden proporcionar a las personas y comunidades los recursos esenciales, comenzando por el trabajo agrícola, que no se ha de considerar como una actividad secundaria, sino como objetivo de toda estrategia de crecimiento y desarrollo integral”.

El Obispo de Roma exhorta a “un nuevo impulso para superar las fragilidades e incertezas actuales”.

“El esfuerzo de los Gobiernos y de otros componentes de la comunidad internacional -señala- debe estar orientado hacia opciones eficaces, conscientes de que la liberación del yugo del hambre es la primera manifestación concreta del derecho a la vida que, a pesar de haber sido proclamado solemnemente, está con frecuencia muy lejos de cumplirse efectivamente”.

Líneas de acción

El Pontífice denuncia “la profunda división entre los que carecen del sustento cotidiano y los que disponen de ingentes recursos, usándolos a menudo con fines ajenos a la alimentación, e, incluso, destruyéndolos”.

El Papa exhorta a que la invitación a la reflexión, el análisis de los problemas y la disponibilidad a intervenir no queden sin respuesta, reducidos “a la esfera de las emociones, sin ser capaces de conmover la conciencia y su búsqueda de la verdad y el bien”.

En este sentido, el objetivo del Día Mundial de la Alimentación debe ser “el compromiso por modificar conductas y decisiones” por un acceso universal a los alimentos y un sector agrícola fuerte.

La Iglesia católica, concluye, “cercana a las Organizaciones que trabajan para garantizar la nutrición”, “seguirá acompañándolas activamente en este esfuerzo para que cada pueblo y comunidad disponga de la seguridad alimentaria necesaria, que ningún compromiso o negociación, por muy acreditado que sea, podrá asegurar sin una solidaridad real y una fraternidad auténtica”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>