Madrid, 28 de julio de 2016. La iniciativa solidaria Ningún niño sin bigote, impulsada por la Obra Social “la Caixa”, ha movilizado a la sociedad española, que ha donado 1,5 millones de litros de leche a las familias en situación de vulnerabilidad atendidas por los Bancos de Alimentos en el marco de la campaña.

La suma alcanzada de 1,5 millones de litros de leche permitirá a 125.000 personas en riesgo de exclusión social alcanzar el consumo mínimo de leche recomendado ―un litro por persona a la semana― durante tres meses.

Todos los donativos irán destinados a aminorar las necesidades anuales de leche de FESBAL, que en 2015 atendió a más de 1,5 millones de personas en bancos de alimentos de toda España —350.000 de las cuales son niños— y que tienen dificultades para acceder regularmente al consumo de alimentos básicos, como por ejemplo la leche.

Los donativos altruistas de los ciudadanos se han producido a través de la recogida física en las 5.239 oficinas de CaixaBank en todo el territorio español y también a través de canales electrónicos, como pueden ser la página de microdonativos de ”la Caixa”, el envío de SMS, el portal de ”la Caixa”, Línea Abierta, CaixaMóvil.

Además, la campaña ha contado con la complicidad y solidaridad de empresas del sector de la restauración. Asimismo, celebrities del mundo cultural y deportivo como Ferran Adrià, Shakira, Xavi Hernández, Sor Lucía Caram, Raphael o María Valverde, han difundido la causa en las redes sociales poniéndose el bigote por los más desfavorecidos.

La leche es uno de los alimentos más solicitados por las entidades sociales que atienden a colectivos en riesgo de exclusión, pero todavía no se recoge en cantidad suficiente para garantizar su consumo mínimo en familias en situación de vulnerabilidad. Los bancos de alimentos distribuyeron el año pasado 24 millones de litros de leche.

Este producto supone una importante fuente de proteínas, energía, grasa, minerales y vitaminas, pero además contiene una amplia serie de compuestos que desempeñan un rol fundamental en el crecimiento y el desarrollo. En el caso de los niños, pasados los primeros años se recomiendan dos o tres raciones diarias de lácteos, que se aumentarán a tres o cuatro raciones durante la fase de rápido crecimiento de la adolescencia.

En personas mayores, niños y adolescentes, y especialmente en lactantes que no pueden ser alimentados mediante lactancia materna, la leche, o mejor dicho su equivalente, las fórmulas lácteas, constituyen un alimento insustituible. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) apunta que, de media, un vaso diario de 200 mililitros de leche de vaca proporciona a un menor de 5 años el 21 % de sus necesidades de proteínas y el 8 % de calorías y nutrientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>