Estadísticamente la pobreza en Espña alcanza a unos 8 millones de personas, que son aquellas que viven con ingresos inferiores al 50% de la renta "per cápita nacional". Esta tasa de pobreza supera la media de la Unión Europea, se sitúa en valores similares a los de Italia, Irlanda y Reino Unido y sólo es superada por Grecia y Portugal. No todas las personas, estadísticamente pobres, están en situación de extrema necesidad, pero viven en la antesala que dá paso a la marginación y al desarraigo social.

        La necesidad extrema es una consecuencia de la marginación, y la marginación es un subproducto de nuestra sociedad de consumo.

        En una sociedad competitiva como la nuestra, el individuo que no tiene o que ha perdido la posibilidad de producir y por tanto de consumir, se le excluye.

        En una sociedad como la nuestra en la que no son valores el trabajo, el sacrificio, el respeto a la persona, la entrega a los demás y si lo son el poder, el tener, el placer, la comodidad, los hijos son un problema y los mayores un estorbo.

        En un Mundo como el nuestro en el que un 10% de sus habitantes nos repartimos el 80% de su riqueza y el 90% restante apenas se pueden repartir un 20%, los movimientos migratorios son incontenibles y pretender regularlos por ley una estupidez.

        Todo ello trae como consecuencia que en las sociedades ricas se den situaciones de necesidad extrema con relativa frecuencia.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>